Al menos una persona murió y varias más están desaparecidas por un deslave que sepultó 13 casas en el estado mexicano de Puebla (centro) a raíz de la ya extinta tormenta tropical Earl que dejó siete muertos en México, informó este domingo el gobierno estatal.

El deslave ocurrió en una zona montañosa de Xaltepec, en el municipio de Huauchinango, a unos 198 kilómetros de Ciudad de México, donde había un asentamiento de casas humildes, dijo la Secretaría General de Gobierno de Puebla en un comunicado.

Una persona falleció y las brigadas de Protección Civil trabajan ahora "para ubicar a otras personas que pudieran encontrarse en la misma situación", dijo la secretaría.

Una fuente del gobierno de Puebla dijo a la AFP que al menos hay una decena de desaparecidos.

"Lamento profundamente la pérdida de vidas tras deslaves ocurridos en Huauchinango y Tlaola por la tormenta tropical #Earl", dijo en su cuenta de Twitter el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, que se desplazó al lugar de los hechos.

Al menos 200 vecinos de Huauchinango se trasladaron a un albergue tras las lluvias, aunque Protección Civil prevé abrir dos espacios más para recibir a otros 250 evacuados.

El sábado, las autoridades de Veracruz (este) reportaron la muerte de seis personas, entre ellas dos menores de edad, por deslaves causados por Earl, con lo que ya son siete los muertos por esta tormenta.

También en ese estado varias familias fueron evacuadas a albergues.

Earl, que llegó a tener la categoría de huracán pero perdió fuerza al tocar las costas de Belice, entró por Tabasco (sur) la noche del jueves como tormenta tropical y se debilitó a depresión tropical ese mismo día.

PUB/SVM