Una enfermera sospechosa de haber matado 13 pacientes en un hospital de Piombino, en la costa de la región italiana de Toscana, fue detenida por la policía, informaron este jueves las autoridades.

Las muertes de los pacientes ocurrieron entre 2014 et 2015. "En la clasificación de horrores, hemos alcanzado otra cumbre de la miseria humana", declaró la ministra de Sanidad, Beatrice Lorenzin.

"No es la primera vez que se descubren asesinatos en serie, protagonizados por una enfermera asesina", añadió.

Según el diario local Il Tirreno, Fausta Bonino, de 56 años, mató a esas personas, 13 ancianos de 61 a 88 años de edad, que estaban ingresadas en el departamento de anestesia y reanimación del hospital de Piombino.

Los pacientes se hallaban en estado grave, pero no en peligro de muerte, indicó la misma fuente.

La enfermera los mató con fuertes dosis de un medicamento anticoagulante que provocaba importantes hemorragias.

Las estadísticas de muertes del hospital despertaron las sospechas de los investigadores, según la agencia de prensa AGI. La enfermera tenía problemas con el alcohol y sufría de depresión.

PUB/CM