La Policía Federal brasileña detuvo hoy al ex senador Gim Argello, un hombre de negocios y político cercano a la presidenta Dilma Rousseff, en el marco de una nueva fase de las investigaciones sobre las corruptelas en la estatal Petrobras.

Argello fue detenido en su residencia de Brasilia, al tiempo que agentes de la Policía Federal realizaban otras operaciones en Río de Janeiro y Sao Paulo, entre otras ciudades, según un comunicado de la institución.

Según fuentes policiales citadas por medios locales, la detención de Argello se debería a sospechas de que, hace unos dos años, cuando aún ocupaba un escaño en el Senado, aceptó millonarios sobornos para obstaculizar el trabajo de una comisión parlamentaria que debía investigar las corruptelas en Petrobras.

Las sospechas se desprenden de una delación hecha por el exjefe del oficialismo en el Senado Delcidio Amaral, quien fue detenido a fines del año pasado y, entre muchas otras cosas, también confesó que participó en maniobras para distorsionar las investigaciones en esa comisión del Senado que debía investigar el caso Petrobras.

Argello, de 54 años, es un hombre de negocios de Brasilia que ha hecho una enorme fortuna con negocios inmobiliarios.

Tiene una estrecha amistad con la presidenta Rousseff, de quien fue vecino en la Península de los Ministros, un exclusivo barrio de Brasilia, donde muchas veces eran vistos paseando juntos por la mañana, por un camino que bordea el lago Paranoá.

En una época, Argello se presentaba como "novio" de Rousseff, algo que nunca fue confirmado ni desmentido por la mandataria.

Según fuentes oficiales, tras haber sido detenido en Brasilia, Argello será traslado a Curitiba, en el sur del país y a unos 1.400 kilómetros de la capital, donde se concentra toda la investigación sobre los escándalos en la petrolera estatal.

 

PUB/IAM