Los periódicos Arizona Republic y el Dallas Morning News anunciaron esta semana su apoyo a la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton. La polémica decisión desató la furia de sus históricos lectores, que suspendieron sus suscripciones y hasta convocaron a protestas en las puertas de las redacciones.

El periódico conservador The Arizona Republic, el de mayor circulación en dicho estado, rompió su larga tradición de respaldar siempre al candidato republicano y anunció su apoyo a Clinton. Su editorial no podía ser más claro: "Los retos de Estados Unidos requieren una mano preparada, una cabeza fría y pensar antes que actuar. Hillary Clinton lo entiende. Donald Trump, no". Y añade, Trump "está “por debajo de nuestra dignidad nacional”.

Arizona, uno de los estados con más hispanos y fronterizo con México, podría votar a un demócrata por primera vez desde 1996.

Si bien la mayoría de los votantes aseguran que los apoyos editoriales de los periódicos no tienen influencia en su decisión, algunos estudios recientes indican que hay una excepción: cuando el apoyo es inesperado.

“Los apoyos que son consistentes con el discurso tradicional del periódico pero que al mismo tiempo son sorprendentes respecto a los respaldos históricos que ha dado el diario tienen un efecto potencialmente decisivo en elecciones disputadas”, afirma el economista de NorthWestern University Agustin Casas, en consistencia con datos recientes del National Bureau of Economic Research.

 

PUB/IAM