Han pasado cinco días de la masacre del club Pulse de Orlando y siguen surgiendo informaciones e imágenes del tiroteo que ha conmocionado al mundo.

Esta semana se ha difundido un video grabado uno de los supervivientes, Miguel Leiva, que grabó imágenes en los aseos del club durante el tiroteo.

En el video, se ve cómo un grupo de unas doce personas se esconde en el cuarto de baño y tratan de guardar silencio para no llamar la atención del autor de los disparos.

Según Leiva, pasaron tres horas escondidos antes de que acabara la crisis de refugiados. Leiva cuenta a CBS que decidió grabar un vídeo porque "alguien tenía que saber lo que pasó en realidad". Admite que pensó que iba a morir y por eso quiso obtener un testimonio de los hechos.

 

 

PUB/IAM