La ahora ex presidenta de Brasil Dilma Rousseff afirmó que hoy se ha consumado un "golpe de Estado" con su destitución, que fue decidida por el Senado. "Volveremos, volveremos para continuar", dijo Rousseff tras su destitución. 

Bolivia, Venezuela, Nicaragua y Ecuador condenaron hoy ante la Organización de Estados Americanos (OEA) "el golpe de Estado parlamentario" que consideran dio el Senado brasileño al destituir definitivamente del cargo a la presidenta Dilma Rousseff.

"Aunque aún este Consejo no se haya dado por enterado, se ha dado un golpe de Estado parlamentario en el país más grande de Suramérica", llamó la atención el embajador de Bolivia, Diego Pary, en un Consejo ordinario semanal que discurría sin alusiones a la noticia que ocupaba todas las portadas de diarios.

"Creíamos que la democracia estaba consolidada pero esto nos muestra que la democracia siempre estará frente a los desafíos siniestros de la oscura historia antidemocrática", afirmó Pary, para subrayar después que "la legitimidad solo la entrega el voto del pueblo".

-El presidente de Ecuador, Rafael Correa, decidió retirar este miércoles a su máximo representante diplomático en Brasil, tras la destitución de la presidenta Dilma Rousseff. "Destituyeron a Dilma. Una apología al abuso y la traición. Retiraremos nuestro encargado (de negocios) de la embajada" en Brasilia, escribió el mandatario en Twitter.

-El gobierno de Cuba rechazó hoy "enérgicamente" el "golpe de estado parlamentario-judicial" contra la recién destituida presidenta brasileña Dilma Rousseff, y lo calificó como otra expresión de la ofensiva imperialista contra América Latina y el Caribe. "El gobierno Revolucionario de la República de Cuba rechaza enérgicamente el golpe de estado parlamentario-judicial que se ha consumado contra la presidenta Dilma Rousseff", señala una nota publicada hoy en la página oficial de la Cancillería cubana.

-Venezuela por su parte también decidió retirar a embajador y congela sus relaciones con Brasil

PUB/IAM