El partido ultraderechista Danskernes Parti entregó 150 aerosoles, llamado  “Asyl-spray”con el pretexto de  proteger a los ciudadanos contra ataques de inmigrantes, provocando la protesta de los activistas de derechos humanos.

Debido a que el uso de aerosol con pimienta es ilegal en Dinamarca, el partido ultraderechista, cuyos integrantes se consideran “demócratas nacionalistas”,  usó aerosol para el cabello y las difundió en las calles de Haderslev, un puerto del sureste de Dinamarca.

 El líder de 'Danskernes Parti', Daniel Carlsen, defendió la controvertida medida. "No veo que pueda ser considerada racista.
    El spray con pimienta es ilegal aquí, así que queríamos hallar un modo para que los daneses, en particular las mujeres, puedan protegerse".
    "No es obviamente una situación ideal. A largo plazo se desea repatriar a los inmigrantes, pero, mientras tanto, queremos dar soluciones para mejorar la vida y hacerla más segura para el pueblo danés", agregó Carlsen.

 

PUB/IAM