Un diplomático norcoreano ha huido de la embajada de su país en Londres junto a su mujer y sus hijos y busca asilo en otro país, informó hoy la cadena británica BBC.

Thae Yong-ho, que llevaba diez años trabajando en la capital británica como segundo de la embajada, era, además, responsable de promover la imagen de su país en el Reino Unido.

Además de Thae y del embajador, Hyon Hak-bong, en la residencia diplomática norcoreana en Londres trabajan otras cuatro personas.

Ni el ministerio de Asuntos Exteriores británico ni la embajada norcoreana se han pronunciado todavía sobre la posible deserción del diplomático, que dejó su residencia de Ealing, al oeste de Londres, a comienzos de este mes y está en paradero desconocido.

Ésta es la primera vez que sucede un caso similar desde que se retomaron los lazos diplomáticos entre el régimen comunista de Corea del Norte y el Reino Unido, hace trece años.

De acuerdo con la BBC, Pyongyang habría solicitado a Thae Yong-ho que preparara una serie de medidas para hacer frente a la opinión generalizada que se tiene en el Reino Unido sobre las violaciones de derechos humanos en el país asiático.

"Es una deserción importante. Si se llega a confirmar, sería algo muy vergonzoso para el régimen", aseguró John Nilsson-Wright, director del departamento de Asia en el laboratorio de ideas londinense Chatham House.

"Londres ha sido una prioridad diplomática para Corea del Norte desde hace mucho tiempo y eso queda demostrado con el elevado número de empleados que tienen en la ciudad y con los recursos destinados a mantener su presencia aquí", consideró.

Nilsson-Wright cree que si finalmente se confirma la deserción de Thae ésta sería un "golpe maestro para los servicios de inteligencia occidentales", puesto que el diplomático podría disponer de información privilegiada sobre el régimen de Kim Jong-un.

"Todos querrán información sobre todo lo que ha sucedido en los últimos tres o cuatro años en el país desde que Kim accedió al poder", señaló.

"Este tipo de diplomáticos suelen ser gente inteligente, muy bien entrenada y con un claro dominio del inglés. Cuando son enviados al extranjero no emplean el tiempo en ir a fiestas, sino en tareas de mayor importancia", apuntó Nilsson-Wright.

 

PUB/AOS