Algo común en las campañas políticas estadounidenses, una regla tan tradicional como dar discursos, es besar bebés. Alzarlos, bromear con ellos y mostrar que el que va a tener el cargo en cuestión no es un monstruo sino un buen padre/madre que adora a los niños y que siempre pensará en ellos cuando dé órdenes para bombardear países extranjeros o para implantar un nuevo programa de salud. 

Y otra regla no escrita es que todo lo que se use, diga o incluso haga sin necesidad de hablar, estará a favor del candidato o jugará en su contra durante toda la campaña. No claro, sin antes ganarse su buena cuota de memes. Y esto le volvió a pasar a Donald Trump por "aterrorizar" a dos infantes.

AP

Foto:

Esto pasó en  Colorado, en una sesión de fotos. Un bebé está incómodo y el otro llora a lágrima viva, visiblemente molesto e histérico con el candidato. La niña lucha por escapar y el otro bebé, sin dejar de llorar, hace que el millonario solamente siga manteniendo su risa forzada, en otro fallido intento por seguir la tradición política de abrazar niños y ser amable con ellos.

AP

Foto:

AP

Foto:

Y como las comparaciones son odiosas, muchos recordaron los viejos tiempos en los que Obama se llevaba con ellos como pez en el agua: 

Twitter

Foto:

Y por supuesto, las burlas llegaron mágicamente:

Twitter

Foto:

Trump está en un momento crucial. Dijo que ya no sería el "Mr. Nice Guy" ante Hillary Clinton, que apoyada por sus partidarios, lo aplastaron en la Convención Demócrata. Muchos recalcaron que no tenía el temperamento ni la experiencia para gobernar Estados Unidos. 

No es la primera vez que falla en su campaña. Muy recordado fue el retrato que se hizo con un plato de origen mexicano por el 5 de mayo, como si tratara de ser amigo con los hispanos, un sector al que criticó desde el primer día que se lanzó como Presidente.

Facebook

Foto:

Ni qué decir de la ropa de su hija (a la que acusan de plagio, de hecho su último escándalo fue por su línea de zapatos, que copió de Aquazzurra, marca del diseñador colombiano Edgardo Osorio) o la suya, hecha en maquilas chinas y en México. O este episodio con el águila calva, símbolo de Estados Unidos. Muchos lo tomaron como una "señal":