Fue el último debate de la carrera presidencial, y los candidatos estuvieron a la altura. Hillary Clinton y Donald Trump presentaron sus ideas y se atacaron mutuamente durante los más de 90 minutos que duró la contienda.

Se esperaba que Donald Trump fuese más agresivo en su estrategia. Se presentaba casi siete puntos porcentuales abajo según RealClear Politics, después de unos 10 días negros para su campaña. Aún así, comenzó sereno, y fue Hillary Clinton la que dio los primeros embistes.

El punto álgido de la noche fue cuando Chris Wallace, el impecable presentador de Fox News que moderó el debate, cuestionó a Donald Trump por sus dichos sobre un posible fraude de la elección. “Es cosa de ver los medios. El The New York Times escribió artículos en contra mía”, dijo Trump. Wallace, entonces, le preguntó si reconocería una derrota y saludaría a Clinton, como ha sido la tradición histórica en las elecciones de Estados Unidos. “Eso lo veré en su momento”, dijo Trump.

“Esto da miedo. Cada vez que las cosas no van en su favor, Trump dice que están todos en su contra. Es un comportamiento normal en él”, dijo Hillary Clinton.

También hubo cuestionamientos a las actividades financieras tanto de la Fundación Clinton como de la Fundación Trump. “Ni siquiera podemos saber lo que la Fundación Trump hace con su dinero, ya que Donald no ha querido publicar sus declaraciones fiscales”, dijo Hillary Clinton.

Pero los candidatos también expusieron sus ideas sobre política exterior, reformas económicas y deuda interna. “Vamos a pedirle a los ricos y a las compañías que paguen impuestos justos”, dijo Clinton, asegurando que de esa forma se recuperarían fondos para el Seguro Social.

En inmigración, Trump acusó a los gobierno demócratas de dar más privilegios a los inmigrantes ilegales que a los veteranos. Además, aseguró que el plan de Clinton es abrir las fronteras “para que vengan los sirios”, a propósito de la crisis de refugiados que se vive desde hace casi dos años en Europa.

“Fue claramente el mejor debate de los tres”, dice John Zogby, socio fundador de John Zogby Strategies, a Publimetro. “Hubo sustancia, gracias al moderador Chris Wallace, y disciplina”. Sobre las estrategias de los candidatos, Zogby asegura que “mientras que muchas personas, entre las que me incluyo, esperábamos que Donald Trump se tirara con todo contra Hillary Clinton, el formato del debate no se lo permitió”.

“Mientras, las diferencias entre ambos eran predecibles. Trump fue conservador en cuando a la posesión de armas, el aborto y la Corte Suprema. Clinton fue liberal progresiva en todos esos temas”, asegura el analista. Agrega, además, que “Trump, definitivamente, se dio un disparo al pie al rehusarse a aceptar la legitimidad del resultado de la elección si es que pierde”.

“La noche fue de Clinton. Fue creíble y contundente, y se notó su preparación”, sostiene Zogby.

PUB/FHA