Hace 20 años, el periodista del The New Yorker Mark Singer recibió el encargo de su editora de escribir un perfil de Donald Trump. Singer, como lo explica en el prólogo de la reedición de "Trump and Me", no recibió con mucho gusto la idea, pensando que era un capricho de su editora. Pero a medida que fue conociendo a Trump, se dio cuenta de que era un personaje atractivo sobre el que escribir.

Era 1997 y Donald Trump "no era un peligro para nadie en ese momento", dice Singer a Publimetro. El periodista estuvo varios meses con él y describe, en el trabajo reeditado como "El show de Trump. Perfil de un vendedor de humo" (Debate), "sus movimientos, sus comportamientos, sus hábitos, en un momento en el que era solo un personaje más de Nueva York". Un tipo, como muestra el libro, que falseaba los datos y los ponía a su favor para exagerar sus logros. Una persona que se apoderaba de las ideas de los demás y las publicitó como propias. Alguien que aseguraba que "siempre conviene hacer las cosas del modo más complicado posible para que nadie entienda qué hiciste" y lo vendía como lo último en autoayuda.

Casi dos décadas después, Donald Trump anunciaba sus intenciones de presentarse como candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, una mala broma para muchos, pero una broma al fin y al cabo. Hasta que la broma fue transformándose en realidad, primero en las encuestas y luego en las primarias.

"En febrero empecé a ver que muchos medios de comunicación hablaban del fenómeno de Donald Trump, pero nadie discutía, nadie decía ninguna palabra sobre su narcisimo", dice Singer. "Entonces, pensé que este perfil debía ser leído. Porque el Trump de ahora es exactamente el mismo de hace 20 años. No ha cambiado en absoluto, es incapaz de mejorar", agrega.

"Donald Trump es un peligro real para Estados Unidos. Estuve varios meses con él, pude verlo. Es un clásico narcisista al que no le importa la presidencia del país. Él lo que quiere es atención, es tener la atención que nunca tuvo. No le importa nada ni nadie más, y en eso incluyo a su propia familia", explica Singer.

¿Por qué una persona como Trump hace que tantas otras personas se identifiquen con él y voten por él para la presidencia de Estados Unidos?
- Los votantes de Trump son personas blancas de 50 años y mayores, quienes fueron jóvenes a fines de los años 60 y principios de los 70, cuando las personas de color empezaron a obtener derechos igualitarios en comparación con ellos, los blancos. Eso generó mucho enojo y mucha disconformidad, la que tuvieron que mantener adormecida porque no tenían mucho espacio para manifestarla. Además, muchos de ellos no son educados, no viajan, son del interior del país, del mundo rural. Se informan por Fox, el canal blanco republicano por excelencia, y todas sus filiales. Un canal que disfruta con afirmar que Obama es musulmán, como forma de descalificarlo. Ellos ya han tenido suficiente con que el presidente de su país haya sido negro durante los últimos 8 años, y no quieren por nada del mundo a una mujer como líder. Pero la campaña de Trump está basada en mentiras, igual que su personaje. Sus votantes no se dan cuenta de esto, están atascados en sus pensamientos.

PUB/FHA