El candidato presidencial republicano, Donald Trump, prometió este miércoles que de llegar a la Casa Blanca excluirá cualquier ruta a la regularización para los inmigrantes que entren de manera clandestina a Estados Unidos.

"Nuestro mensaje al mundo será: no puedes obtener estatus legal o convertirte en ciudadano de Estados Unidos entrando ilegalmente a nuestro país", dijo Trump en un acto de campaña en Phoenix (Arizona, sur).

"Esta sola declaración detendrá la crisis de cruces ilegales", añadió.

Trump reiteró que México pagará la construcción de un gigantesco muro en la frontera sur de Estados Unidos, poco después de una polémica reunión con el mandatario mexicano Enrique Peña Nieto.

"Vamos a construir un gran muro en la frontera sur", dijo Trump ante la ovación de seguidores durante un acto de campaña.

"Y México va a pagar por el muro, créanme, 100%", añadió. "Todavía no lo saben (...) y son gente grandiosa y líderes grandiosos, pero van a pagar por el muro".

Trump había abordado el espinoso tema pocas horas antes en un mensaje conjunto a la prensa luego del inesperado encuentro realizado en la residencia presidencial mexicana de Los Pinos.

"Estados Unidos tiene el derecho de construir un muro fronterizo", dijo Trump al destacar que la frontera común de más de 3.200 kilómetros es fuente de criminalidad, narcotráfico y tráfico ilegal de indocumentados.

Peña Nieto no tuvo una respuesta inmediata y fue más tarde cuando lo retomó en la red social Twitter, escribiendo que "al inicio de la conversación con Donald Trump, dejé claro que México no pagará por el muro".

Pero el magnate mantuvo firme su polémica promesa que hizo cuando lanzó su candidatura hace más de un año, detallando que desde el primer día de su eventual presidencia trabajará en la construcción de un "impenetrable, alto, poderoso y bello muro en la frontera sur".

"México trabajará con nosotros. Absolutamente creo eso. Y especialmente después de reunirme con su maravilloso, maravilloso presidente hoy", añadió.

​PUB/CF