Dos iraníes recibieron 80 latigazos por saltarse el ayuno en público durante el mes sagrado musulmán de Ramadán en la ciudad de Shiraz, en el sureste de Irán, informa el diario iraní Keihán.

"Dos personas fueron condenadas a ochenta latigazos por romper el ayuno y la sentencia se ejecutó", manifestó a ese periódico el comandante de la policía de la provincia Fars, Ahmad Alí Gudarzí.

En una nota que recoge la página web oficial de la policía, Gudarzí añade que "comer durante el (mes de) ayuno en público es 'haram' (prohibido, según sharía o ley islámica) y un caso evidente de delito".

Irán se rige por sharía o "Ley islámica", que durante Ramadán prohíbe comer en público, aunque muchos ciudadanos no respetan el ayuno y comen o beben en su entorno privado. Dicha ley tampoco permite a los musulmanes iraníes alimentarse o beber en la vía pública en el país.

La ley iraní de Castigo Islámico en su artículo 648 establece penas de entre dos días y dos meses de cárcel y de hasta 74 latigazos para los que violen esta norma.

En Ramadán, los musulmanes creyentes no pueden ingerir bebidas o alimentos entre la salida y la puesta del sol, además de otras actividades como mantener relaciones sexuales o fumar.