Dentro de la promoción "Cumbre del G7", el establecimiento ofrece una noche de alojamiento en la "Classic Royal Suite", la misma en la que durmió Obama, y cena y desayuno por 500.000 yenes (unos 4.100 euros) para dos personas.

Este paquete es seis veces más caro con respecto al precio de la suite y cena más asequibles del hotel, que sale por unos 84.000 yenes (688 euros) para dos personas.

La "promoción Obama" incluye el servicio de un mayordomo y permite degustar los menús, que incluyen especialidades que se les sirvieron a los líderes del G7 como ternera de Matsuyama, en la misma mesa en la que comieron los jefes de Estado y Gobierno de las siete economías más desarrolladas durante la cumbre.

También existe una oferta aún más costosa -unos 2.465 euros por persona- si se opta por pasar la noche en la "Bay Royal Suite", en la que se hospedó el presidente francés François Hollande y que tiene vistas a la bahía de Shima.

Se ofrece también la opción de cenar sin hospedaje en la mencionada mesa usada durante la cumbre por 48.000 yenes (unos 395 euros) el cubierto.

El hotel se encuentra en el corazón del parque natural de Ise-Shima, en la costa oriental nipona, y fue el epicentro de la cumbre que reunió el 26 y el 27 de mayo pasados a los líderes de Japón, Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania e Italia.

 

PUB/IAM