Una droga "mezclada con tóxico tipo veneno" causó la muerte a cinco jóvenes que concurrieron a una fiesta electrónica el viernes en Buenos Aires, estimó la ministra argentina de Seguridad, Patricia Bullrich.

Cinco jóvenes de entre 21 y 25 años murieron intoxicados por el presunto consumo de drogas durante la fiesta electrónica "Time Warp", que se realiza en varios países y que la noche del viernes congregó a unas 10.900 personas en Costa Salguero, un predio cerrado de eventos, frente al Río de la Plata y cerca del Aeroparque Metropolitano.

Dos de ellos murieron en el mismo lugar de la fiesta, debido a un "edema pulmonar y paro cardiorrespiratorio" de acuerdo al resultado de las primeras autopsias, informaron el domingo fuentes judiciales a la agencia oficial Telam.

Aún no se conoce el resultado de las autopsias de los otros tres fallecidos, uno durante su traslado en la ambulancia y otros dos en el hospital.

Otros cuatro jóvenes, entre ellos una mujer, seguían hospitalizados con asistencia respiratoria y en estado crítico, mientras que un quinto presentaba mejoras, informó el domingo un comunicado del ministerio de Salud del gobierno capitalino.

"Se dice que (el éxtasis) es una droga creativa, liviana, una total mentira. Evidentemente acá le han puesto algún tipo de tóxico, tipo veneno, porque la muerte de los chicos ha sido con todo lo que le pasa a una persona cuando toma un veneno", afirmó la ministra Bullrich a canal 13, al asistir la noche del sábado a un popular programa de televisión.

Los jóvenes sufrieron convulsiones y registraron una súbita fiebre de 42 grados, indicó el titular del Sistema de emergencias médicas (SAME) de la capital, Alberto Crescenti.

Los investigadores presumen que los jóvenes consumieron una droga bautizada "Superman", que "promete hacer volar o alucinar", según especialistas.

La pastilla Superman es "una droga sintética de la familia de las anfetaminas y metanfetaminas. Es parametoximetanfetamina (PMMA), una droga de diseño que combina dos estimulantes como el éxtasis y la metanfetamina", explicó la toxicóloga Marta Braschi.

Durante la fiesta, circuló entre asistentes un mensaje por whatsapp que advertía: "están vendiendo una pastilla roja que es berreta (mala calidad), no la tomen", contaron testigos.

La principal hipótesis de los fiscales de la causa, Sandro Abraldes y Diego Iglesias, es que los jóvenes la compraron y consumieron adentro de la fiesta ya que todos se descompensaron a partir de las seis y media de la mañana del sábado, poco antes de que la fiesta llegara a su fin.

La segunda noche de la fiesta electrónica programada para el sábado fue suspendida. No hay imputados al momento en la causa.