El Gobierno estadounidense divulgó hoy un informe de inteligencia que establece que 1.429 personas, entre ellas al menos 426 niños, murieron en el ataque con armas químicas del 21 de agosto pasado en la periferia de Damasco y atribuye esa acción al régimen sirio.
 
Mediante una conferencia de prensa el secretario de Estado, John Kerry, señaló que "afirmamos con alta confianza que el Gobierno sirio llevó a cabo el ataque con armas químicas contra elementos de la oposición en los suburbios de Damasco del pasado 21 de agosto".
 
Kerry enumeró algunas de esas evidencias, y dijo que "el gobierno tiene la confianza en el hecho de que el responsable de los ataques es el presidente sirio". Y agregó que, pese a que Washington no podrá desclasificar ciertos detalles, sabe que fuerzas leales a Al Asad se prepararon para el ataque y lo llevaron a cabo. 
 
En tanto a la presunta intervención de EE.UU en Siria, Kerry enfatizó que el gobierno de Barack Obama, "no repetirá en Siria, la experiencia de Irak. Esta vez, será una acción selectiva sin tropas terrestres en el país".