Estados Unidos aseguró que pedirá una explicación a Filipinas sobre "qué quiere decir exactamente" el anuncio del presidente filipino, Rodrigo Duterte, de que habrá una "separación" económica con Washington, su principal aliado.

"Es algo que está inexplicablemente en contradicción con la relación que tenemos con el pueblo y el Gobierno filipinos. Vamos a buscar una explicación sobre qué quería decir exactamente el presidente cuando habló de la separación de Estados Unidos", dijo el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.

El encargado del Departamento de Estado para Asia Oriental y el Pacífico, Daniel Russel, visitará Filipinas de este sábado 22 al lunes 25 dentro de un viaje que tenía programado desde hace "meses", y lo aprovechará para hablar sobre el asunto con responsables del Gobierno de Duterte, explicó Kirby en una conferencia de prensa.

"No solo es Estados Unidos el que está perplejo por este comentario (de Duterte), sino que hemos oído de otros países de la región que están confundidos respecto de lo que esto significa", aseguró Kirby, quien señaló que esa preocupación se extiende "más allá de la Asean" (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático).

Duterte no dio detalles sobre cómo podría llevarse a cabo esa separación al hacer ayer su anuncio durante un foro de negocios chino-filipino celebrado en Pekín, donde aseguró que Estados Unidos ya no puede verse como "el más poderoso del mundo (...), porque le debe a China muchos préstamos".

El secretario de Finanzas filipino, Carlos Domínguez, rebajó el tono de Duterte en un comunicado divulgado posteriormente en el que dijo que, si bien Manila "dará un firme giro hacia la integración económica regional" con la Asean, también "mantendrá relaciones con Occidente".

PUB/FHA