Tuvieron que pasar más de tres mil años para que alguien encontrara a un sirviente del templo de Tutmosis III, cuya momia fue encontrada intacta.