Una instalación de arte del artista chino Ai Weiwei en Berlín, exhibe miles de chalecos salvavidas utilizados por refugiados que llegan a la isla griega Lesbos.

Los chalecos de color naranja brillante fueron envueltos este sábado 13 de febrero alrededor de los pilares del Konzerthaus de la ciudad por el equipo del artista para enfatizar el apuro de cientos de refugiados que intentan llegar a Europa cada día al atravesar el mar desde Turquía.

Las autoridades municipales en Lesbos indicaron que le dieron unos 14.000 chalecos salvavidas a Ai para su proyecto de arte. Ai también visitó con frecuencia la isla de Lesbos desde que inició la crisis de refugiados.

Las decenas de miles de chalecos salvavidas se quedan esparcidos en las playas de la isla y en un vertedero cerca de la costa norte por donde llegan la mayoría de los barcos.

El artista y activista ha visitado repetidamente Lesbos desde que empezó la crisis de los refugiados. De hecho, a principios de este año instaló allí un taller para llamar la atención sobre la crisis humanitaria que allí se vive. La isla del Egeo ha sido el principal punto de entrada para los más de 800.000 inmigrantes que llegaron el año pasado a la Unión Europea desde Turquía a través del mar.

En realidad, el drama de aquellos obligados a abandonar su hogar se ha convertido últimamente en la principal preocupación del controvertido creador chino. Hace solo unos días, Ai cubrió en Praga su obra Cabezas del Zodiaco con mantas térmicas para protestar por la pasividad de Europa ante el sufrimiento de los refugiados. Y el mes pasado cerró una exposición de su trabajo en Copenhague para protestar por las nuevas leyes de asilo danesas.

 

PUB/IAM