El narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán, a un paso de ser extraditado a Estados Unidos, está dispuesto a negociar con Netflix y Univisión una serie sobre su vida porque, de no otorgar su autorización, podría demandarlos en tribunales estadounidenses, dijo este jueves uno de sus abogados.

"El señor (Guzmán) no ha muerto, no es un personaje del dominio público, él está vivo, él les tiene que otorgar un poder (...). Los podríamos demandar porque no tienen la autorización para una serie o una película", dijo a Radio Formula Andrés Granados, uno de los abogados del narcotraficante.

El martes pasado, Univisión, el canal hispano líder en Estados Unidos, transmitió en YouTube el tráiler de la teleserie, pero dio pocas pistas sobre la trama: sólo una animación en blanco y negro, con salpicaduras en rojo, que evoluciona desde el líder de la Revolución Mexicana, Emiliano Zapata, hasta el rostro pintado de sangre de Guzmán.

"Él (Guzmán) ya nos dijo que si ellos ya tienen el proyecto, para no echarlo a perder y no desgastarnos en un principio con una demanda, podemos negociar con ellos pero hasta la fecha no se han acercado, (podemos) negociar un precio para otorgarles el poder en el caso de que usen su nombre", añadió el abogado.

En la negociación también se revisaría el contenido de la serie, ya que podría afectar la defensa del poderoso narcotraficante, cuyos abogados cuentan con 25 días para apelar el aval de la Cancillería mexicana a la extradición de Guzmán a Estados Unidos, después de que dos jueces emitieron una opinión favorable conforme al tratado sobre el tema vigente entre los países vecinos.

Guzmán "es extraditable y ahí pueden sacar algo sobre su vida que en verdad le pueda afectar en asuntos legales, en la defensa", añadió Granados.

Las productoras podrían sin embargo evadir reclamos legales si en la serie el nombre o alias del narcotraficante es modificado y no se transmiten imágenes reales de él, reconoció el abogado.

A comienzos de mayo, "El Chapo" fue trasladado a Ciudad Juárez en medio de un fuerte operativo de seguridad, unas horas después de que un juez federal emitiera un fallo favorable a la extradición por el pedido de la corte de California.

Guzmán es requerido por una corte de Texas por homicidios, narcotráfico, delincuencia organizada, posesión de armas y lavado de dinero, mientras que en California se le acusa de importar y distribuir cocaína.

Durante años, Guzmán fue el narcotraficante más buscado del mundo. En 1994 fue capturado en Guatemala y entregado a la justicia mexicana, pero en enero de 2001 se escapó de un penal de máxima seguridad.

En 2014 fue recapturado, pero en julio pasado nuevamente protagonizó una espectacular fuga de otro penal a través de un kilométrico túnel.

En enero pasado volvió a prisión y el gobierno mexicano, que inicialmente se resistía a extraditarlo, anunció su intención de entregarlo a la justicia estadounidense.

El propio narcotraficante deseaba que se hiciera una cinta sobre su vida y organizó un polémico encuentro con la actriz mexicana Kate del Castillo y el oscarizado director y actor estadounidense Sean Penn en su escondite en la montaña en octubre de 2014, pero la cita sirvió al final a las autoridades para localizarlo y recapturarlo.

 

PUB/IAM