Jimmy Morales asumirá como presidente de Guatemala este jueves con amplio respaldo de una población hastiada de los políticos tradicionales y que ha encontrado en el polifacético comediante un antídoto contra la corrupción.

El actor, de 46 años, que ejercerá la presidencia guatemalteca durante el período 2016-2020, llega al gobierno casi sin experiencia política.

Su única incursión anterior fue en 2011 cuando compitió por la alcaldía del municipio de Mixco, colindante con la capital, representando al desaparecido partido derechista Acción de Desarrollo Nacional, ocasión en que resultó tercero.

Sin embargo, la derrota lejos de desanimarlo lo hizo apuntar más alto: la silla presidencial.

Morales marchaba en los últimos lugares de preferencia cinco meses antes de las elecciones del 6 de setiembre, pero la suerte le sonrió: un escándalo de corrupción que involucró al entonces presidente Otto Pérez y a su vicepresidenta Roxana Baldetti, ambos ahora en prisión preventiva, desató una ola de indignación popular en abril de 2015.

Morales obtuvo la victoria en la primera ronda de las elecciones, que fue luego ratificada por amplia mayoría (67,44%) en el balotaje frente a la ex primera dama socialdemócrata Sandra Torres.

Tanto el propio Morales como analistas coincidieron en que el triunfo electoral tuvo como sustento el repudio de los guatemaltecos contra los políticos de la vieja guardia.

Pérez debió renunciar al cargo en setiembre y Baldetti lo había hecho en mayo, arrinconados por las acusaciones en su contra.

Morales recibirá la banda presidencial la tarde del jueves en una ceremonia en el Teatro Nacional en Ciudad de Guatemala, a la que asistirán el rey emérito de España Juan Carlos y el vicepresidente estadounidense Joe Biden.

También asistirán el presidente de México, Enrique Peña Nieto, el ecuatoriano Rafael Correa, así como los mandatarios centroamericanos, excepto Nicaragua que será representada por el vicepresidente Omar Halleslevens.

Tras la ceremonia de investidura, Biden sostendrá un encuentro con Morales y los presidentes de El Salvador y Honduras, en el que enfatizará que la ayuda estadounidense para la región exige esfuerzos de sus gobiernos contra la corrupción y la migración ilegal.

- La presidencia, una locura -

La mayoría de guatemaltecos recuerdan a Jimmy Morales por los personajes que interpretaba en el programa de televisión "Moralejas", que producía desde hacía 15 años junto a su hermano Sammy, quien en la aventura política se convirtió en su mano derecha.

Uno de los personajes de Morales era "Neto", un vaquero ingenuo al que premonitoriamente, en un largometraje para el cine, llegó a encarnar como un folclórico candidato presidencial.

Pero antes de los disfraces y el maquillaje, el nuevo presidente asegura que fue vendedor de plátanos en mercados populares de la capital y comerciante de ropa usada importada de Estados Unidos.

"En 2004 Jimmy dijo: quiero ser presidente de Guatemala. Yo pensé que estaba loco", señaló Sammy en una entrevista al portal Nómada, en la que no obstante aseguró que su hermano se preparó "académica, emocional y espiritualmente" para lanzarse a la contienda política.

Según su biografía oficial, Morales posee una licenciatura en Administración de Empresas, una maestría en Administración de Medios de Comunicación y otra en Altos Estudios Estratégicos con especialización en Seguridad y Defensa.

Casado desde hace más de 20 años con Gilda Patricia Marroquín y padre de tres hijos, Morales posee además un profesorado en Teología cursado en un instituto cristiano evangélico, la religión que profesa.

- Manchas en su partido -

"Guatemala tiene ahora el mejor presidente que puede tener. Un hombre justo, correcto, trabajador, honrado, dedicado, perseverante (...), un hombre con determinación", aseguró Sammy, aunque uno de los fantasmas que lo persiguen es haberse asociado con militares retirados acusados de crímenes durante la guerra civil (1960-1996).

Morales ha rechazado esas acusaciones, pero la semana pasada la Fiscalía solicitó retirar la inmunidad al oficial jubilado retirado Édgar Ovalle, diputado electo y fundador del partido FCN Nación que gobernará el país en el próximo cuatrienio.

Según la investigación, Ovalle y otros 14 militares, que están detenidos, , habrían participado en casi un centenar de masacres en el contexto del conflicto armado que dejó unos 200.000 muertos o desaparecidos, según una Comisión de la Verdad de la ONU.

 

PUB/IAM