Las Fuerzas Armadas turcas aseguraron la noche del viernes que tomaron el poder de la sede del gobierno de Ankara, a través de un comunicado leído en la prensa local.

El comunicado afirmaba además que habían depuesto al presidente Recep Erdogan, quien se encontraba de vacaciones en Marmaris, una de las más exclusivas playas de Turquía.

"Las Fuerzas Armadas turcas han tomado el control total del país para reinstalar el orden constitucional, los derechos humanos y las libertades, el cumplimiento de la ley y la seguridad general que fue dañada. Todos los acuerdos internacionales son aún válidos. Deseamos que todas las buenas relaciones con todos los países continúen", decía el texto que fue leído por una de las conductoras del canal oficial turco, que luego de esa orden marcial, dejó de transmitir.

PUB/NL