Una auditoría interna realizada por el Departamento de Estado criticó el uso de un servidor privado de correos electrónicos por parte de Hillary Clinton, incluyendo mensajes de naturaleza reservada, cuando estaba al frente de la diplomacia estadounidense.

De acuerdo el informe, las investigaciones detectaron "fragilidades sistémicas y duraderas relacionadas con los archivos electrónicos y comunicaciones" en la oficina de la Secretaria de Estado.

El demoledor informe de 83 páginas analizó las prácticas de comunicaciones y de archivamiento de documentos desde Madeleine Albraight (1997-2001), pero es particularmente duro con la decisión de Clinton (2009-2013) de mantener sus correos electrónicos en un servidor privado.

Esa práctica "no es un método apropiado de preservar los correos que pueden constituir documentos federales. Por eso, la secretaria Clinton debió haber preservado todos los documentos creados y recibidos en su cuenta personal", afirma el documento en la página 23.

Según las investigaciones, Clinton "como mínimo debió haber entregado todos los correos" relacionados con el cargo al dejar ese puesto, y por no haberlo hecho "no cumplió con normas del Departamento de Estado".

El estudio apunta que el ex secretario de Estado Colin Powell (2001-2005) también utilizó cuentas privadas de correo electrónico para tratar de asuntos oficiales.

Clinton es actualmente precandidata presidencial por el partido Demócrata para las elecciones de noviembre.

 

PUB/IAM