Tanques y fuerzas especiales del Ejército turco cruzaron hoy la frontera siria para atacar posiciones del Estado Islámico (EI) en la ciudad de Yarábulus, en un operativo denominado "Escudo del Éufrates" contra ese grupo terrorista y el partido kurdo sirio (PYD), que el régimen sirio calificó de "violación de su soberanía".

La incursión ha causado la muerte de 29 personas en Yarabulus, localidad fronteriza situada en la región siria de Alepo, según un comunicado divulgado por un grupo kurdo sirio con representación diplomática en Moscú.

Además, mas de tres mil personas han tenido que abandonar esa localidad, añade la nota.

Unos veinte carros de combate entraron en el norte de Siria donde combatían desde primeras horas de la madrugada fuerzas especiales del Ejército turco, conocidas como "boinas burdeos".

Sobre las 03.10 GMT, varios cazas F-16 turcos también empezaron los bombardeos aéreos, pero cesaron en las últimas horas y los aviones aún sobrevuelan la zona, informa la emisora NTV.

El régimen sirio calificó hoy de "violación flagrante de su soberanía" la ofensiva lanzada por el Ejército turco contra la población siria de Yarábulus, y pidió su cese "inmediato".

"La lucha antiterrorista sobre el terreno sirio de cualquier parte tiene que coordinarse con el gobierno y el Ejército sirios", dijo una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores, citada por la agencia oficial SANA.

A su vez, el representante del Partido de la Unión Democrática (PYD) en Moscú, Abdesaliam Ali, advirtió de que, en caso de que Ankara continúe su ofensiva, los enfrentamientos entre el Ejército turco y las milicias kurdas son "inevitables".

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo hoy que uno de los objetivos de la incursión militar realizada por su Ejército contra Yarábulus, situada en el extremo norte de Siria justo al oeste del río Éufrates, es proteger la unidad territorial del país.

La operación se dirige "contra organizaciones terroristas en Siria como el Estado Islámico (EI) y el PYD", explicó.

El PYD es un partido kurdo sirio, cuya milicia, el YPG, encabeza las Fuerzas de Siria Democrática, una alianza de combatientes respaldada por Estados Unidos.

"Si hace falta se utilizarán todas las posibilidades, incluso la de tomar acciones, para proteger la unidad territorial de Siria", prometió Erdogan en un discurso ante un organismo de atención a discapacitados, televisado en directo por la emisora NTV.

"Estamos decididos a garantizar el derecho de que ese país sea gobernado por su propio pueblo. Dejemos que el pueblo sirio decida sobre el gobierno sirio", señaló.

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), encabezadas por el YPG, conquistaron a mediados de agosto la ciudad de Manbech, 30 kilómetros al sur de Yarábulus y una posición estratégica del EI.

Ankara exige desde entonces a Washington que garantice la retirada posterior de las milicias kurdas.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, dijo hoy que el objetivo es "barrer el Dáesh (Estado Islámico, por su acrónimo en árabe) de la frontera".

Agregó que también unidades del Ejército Libre de Siria (ELS) "cruzaron la frontera" para combatir contra el EI en Yarábulus, aunque no aclaró desde dónde llegaron.

En una declaración retransmitida por el canal público TRT, el ministro turco acusó a los kurdos de Siria de tener una "agenda secreta" con su lucha contra Dáesh, con el objetivo de ampliar su poder y territorio en el norte de ese país árabe.

"Vamos a interceptar esta agenda secreta", señaló Cavusoglu después de que un comandante del grupo kurdo sirio PYD escribiera en la red social Twitter que "Turquía se encuentra en el pantano sirio. Será derrotada como Dáesh".

"Nuestro objetivo de secar el pantano", aseveró el ministro turco y aseguró que los kurdos deberían estar contentos con la lucha turca contra el EI.

Una vez más, Cavusoglu destacó la exigencia turca de que las milicias kurdas se retiren a posiciones al este del río Éufrates.

La incursión turca en Siria coincide con la visita oficial de un día que efectúa hoy el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, a Ankara.

 

PUB/IAM