La historia puede servir como base de una película de terror, con humanos como protagonistas, pero más que un cuento de ficción, es una realidad.

Esto debido a que en el fondo del mar en pleno Golfo de México existe un lago que fue identificado por la revista Business Insider como el lugar del cual "nadie regresa vivo".

El profesor de biología de la Universidad del Temple de Filadelfia, Erik Cordes, descubrió el lugar hace dos años atrás en las costas de Nueva Orleans en Estados Unidos, el cual fue descrito como "el jacuzzi de la desesperanza".

El lago es una especie de piscina de súper salada y con una gran concentración de metano, por lo cual cualquier criatura que ingresa al lugar fallece, como ha sucedido con cangrejos, peces o anfípodos.

El lugar tiene cerca de 30 metros de tamaño en forma de circunferencia y 3,7 metros de profundidad, siendo sus aguas cinco veces más saladas que el agua de mar que la rodea.

"Fue una de las cosas más asombrosas que he visto en mi vida. Tú bajas al fondo del océano y ves un lago o un río que fluye. Te sientes como si no estuvieras en este mundo", señaló Cordes.

PUB/CM