El portugués siempre se ha caracterizado por sus llantos tanto en las victorias, como en las derrotas.