La brutalidad del crimen de Lucía Pérez en Mar del Plata volcó a las mujeres a las calles para manifestarse contra la violencia de género. En toda Latinoamérica, las protestas se repitieron y Mendoza no fue la excepción.

En eso estaban al menos 5 mil personas en esa ciudad, marchando contra la violencia hacia las mujeres, mientras Deolinda Tropán, de 35 años, recibía una golpiza que le provocó la muerte.

La mujer fue salvajemente atacada por su hermano y debió ser internada de urgencia en el Hospital Central, donde finalmente falleció, según reproduce el portal  La Nación.

Según datos de la policía, el atacante es un hombre con adicciones a las drogas y actualmente se encuentra internado en un hospital psiquitátrico, para analizar si puede enfrentar a la justicia.

Sólo en la ciudad de Mendoza han ocurrido este año 13 femicidios, dos menos que los ocurridos en todo Chile.

Deolinda murió tras sufrir un paro cardio respiratorio producto de las lesiones que le propinó su hermano. Los médicos detallaron que la mujer tenía el rostro destrozado por los golpes y presentaba heridas en uno de sus antebrazos, lo que probaría que intentó luchar por su vida.

PUB/NL