El gobernador del departamento boliviano de La Paz, el intelectual aimara y opositor Félix Patzi, afirmó que actualmente no existe una fuerza alternativa al partido del presidente Evo Morales, pero predijo la aparición de nuevos líderes que aglutinarán a cualquier instrumento político para enfrentarle.

Patzi, de 49 años y aimara como Morales, cumple este sábado su sexto día de huelga de hambre para exigir al Gobierno el incremento del presupuesto de la región para financiar nuevas carreteras.

En entrevista con Efe en la oficina donde cumple el ayuno, Patzi se refirió al "proceso de cambio" de Morales, predijo el surgimiento de nuevos liderazgos y explicó la necesidad de fondos para la región de La Paz, que acoge a la sede de gobierno del mismo nombre.

Sostuvo que ahora no existe una estructura partidaria alternativa al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), de Morales, "pero si hay muchos liderazgos que tranquilamente van a aglutinar a cualquier partido y van a empezar a disputar las elecciones".

"Son los liderazgos de nuevas generaciones. Tampoco van a ser liderazgos de derechas, los tradicionales (...) Ahora va a ser la era de nuevos liderazgos y eso es a lo que se encamina Bolivia", sostuvo Patzi, sociólogo con doctorado en Ciencias del Desarrollo por un convenio de la universidad paceña UMSA y la mexicana UNAM.

Patzi también dijo que el "proceso de cambio", como el Gobierno llama a las reformas realizadas desde que llegó al poder en 2006, no implica un alineamiento ideológico de la población con el MAS.

"El proceso de cambio siempre fue un eslogan, nunca un proyecto ideológico. Jamás. Si hablamos de proceso de cambio cada uno va a tener su propia versión porque no hay un alineamiento ideológico", opinó, sentado en el colchón instalado en el piso de su oficina para descansar durante la huelga de hambre.

Lo que unió a la población con el llamado proceso de cambio "es la disconformidad que se generó desde el año 2000 hasta 2005, con la situación crítica en que pusieron los neoliberales al país", agregó.

"Todo ese aglutinamiento de disconformidad se ha llamado proceso de cambio, pero que en realidad no es ningún alineamiento ideológico y esa es la carencia precisamente del MAS", añadió.

Patzi fue ministro de Educación en los primeros dos años del Gobierno de Morales, luego fue invitado por el oficialismo a postular como gobernador en 2010 pero la candidatura quedó frustrada y en 2015 fue elegido en el cargo por el movimiento opositor Sol.Bo.

El dirigente también dijo que es difícil divisar otro liderazgo nuevo y fuerte dentro del MAS, que no sea el de Evo Morales.

"El MAS se concentró alrededor de una persona que es Evo Morales y Evo empezó a actuar también de manera más egoísta al no generar ni permitir el surgimiento de nuevos liderazgos en el mismo seno del partido, y eso le perjudicó mucho", consideró.

Por eso, insistió en que las "transformaciones grandes" que se producirán en adelante en Bolivia no van a producirse por cambios dentro del MAS, sino que serán externas a esa fuerza política con nuevos liderazgos, "que protagonicen esa historia".

Agregó que en lo personal pensar ahora en su futura postulación a la Presidencia en 2019 es "totalmente secundario", pues está concentrado en la pelea por más recursos para la región.

"En este momento lo que nos une a todos es luchar por el departamento para que tenga mayor ingreso. Después ya el 2018, 2019 se valorará y veremos si es posible o no. Hay que ver todavía los contextos políticos que se desarrollarán", sostuvo.

Patzi agregó que con la huelga hace un "sacrificio" para que el Gobierno aumente un partida de recursos anuales de la región de 43 millones a 431 millones de dólares, pero además para que los paceños "tomen conciencia" de las necesidades regionales.

A seis días de huelga de hambre, Patzi sufre de dolores de cabeza y de estómago y los médicos le han recomendado consumir caramelos, agua no mineral y mates de coca para aminorar los efectos de la falta de alimentos sólidos, informó hoy la Gobernación. 

 

PUB/AOS