El objeto con el que un hombre apuntó a unos policías antes de que éstos lo matasen en El Cajón (California, EEUU) era un cigarrillo electrónico, informaron hoy las autoridades.

"El vaporizador tiene un cilindro plateado de 2,5 centímetros de diámetro y 7,5 de longitud con el que apuntó al agente", explicó la Policía de El Cajón, el suburbio de San Diego en el que ocurrió el suceso, en un comunicado.

En el momento en el que el hombre juntó las dos manos en posición de tiro y apuntó, los dos agentes le dispararon, uno con una pistola eléctrica tipo "taser", pero el otro con su arma reglamentaria.

El hombre fue identificado como Alfred Okwera Olango, un refugiado de 38 años originario de Uganda.

La Policía difundió una fotografía del momento en el que Olango apuntó a uno de los agentes extraída de un vídeo casero que está en manos de ese cuerpo y que, de momento, no pretenden hacer público.

Este miércoles, por segundo día consecutivo, decenas de personas protestaron en El Cajón por la muerte de Olango, para pedir que se haga público el vídeo y para reclamar una investigación independiente del suceso.

El caso de Olango llega rodeado de un clima de crispación racial que ha crecido en los últimos dos años por diversos casos de violencia policial y una semana después de los disturbios en Charlotte (Carolina del Norte) por la muerte de Keith Lamont Scott.

 

PUB/IAM