Polémica levantó un mural callejero de Hillary Clinton, pintado en Melbourne, Australia, por el particular atuendo con el que fue retratada la candidata a la presidencia de Estados Unidos.

El provocativo mural fue realizado por el artista Lushsux sobre la pared de un negocio en Footscray, un suburbio de dicha ciudad australiana.

Lushsux ya había generado polémica al pintar otros murales de Donald Trump, su esposa Melania, y celebridades de TV como Kim Kardashian.

Sin embargo, esta vez, el el concejo municipal de Maribyrnong le solicitó al negocio que lo removiera por calificarlo como "ofensivo".

La respuesta del artista no se hizo esperar y quien para terminar con la polémica decidió  pintarle encima un velo como el que utilizan las mujeres musulmanas para cubrirse todo el cuerpo, dejando a la vista sólo los ojos.

"Si esta mujer musulmana lo ofende, usted es un intolerante racista, sexista e islamófobo", escribió al lado del trabajo Lushux.

PUB/NL