Desde el pasado lunes que los líderes de 195 países se encuentran reunidos en el marco de la COP21, la Cumbre del Cambio Climático que ha sido catalogada como clave para las pretensiones de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Y a pesar del optimismo mostrado por Barack Obama, Ban Ki-Moon y otras personalidades mundiales antes del inicio de las actividades, las posturas de uno y otro país y de las diferentes agrupaciones están siendo demasiado rígidas.

El grupo de países en desarrollo Grupo 77 + China -compuesto por más de 130 naciones del hemisferio sur, entre los que está Chile- plantea que los países industrializados del norte han estado desarrollándose a costa del medioambiente de toda la humanidad, y por consiguiente debiesen hacerse cargo de los gastos que implica una reducción significativa de las emisiones para 2020. Mientras, los países ricos afirman que los más desarrollados del Grupo 77 + China también debiesen aportar a la financiación.

"El apoyo financiero de los países desarrollados está vinculado a los impactos (del cambio climático) generados por las emisiones históricas (de gases de efecto invernadero)", aseguran.

La India, el tercer país más contaminante del mundo tras EEUU y China ya ha dicho que no intentará reducir su matriz dependiente del carbón porque es lo que la llevará al desarrollo; en cinco años, podría convertirse en el mayor productor del mineral negro del mundo. La dependencia de India al carbón está relacionada con los 300 millones de personas que no tienen acceso a electricidad. Además, indican que la “energía verde” es mucho más cara. De todas formas, los negociadores indios admitieron que, en caso de ser financiados (piden US$206 mil millones de dólares), están dispuestos a usar más energía eólica y solar.

Narendra Modi, primer ministro de la India, también dijo que la postura de su país es opuesta a que se diluya la diferenciación entre países “ricos” y “pobres”. Además, plantea que sólo los países ricos debiesen estar obligados a cumplir con las exigencias que se acuerden, y los pobres debieran tener la facultad de poder participar voluntariamente.

PUB/FHA