El canal Univision, que emite en español para el público hispano de EEUU, estuvo el martes por la noche en la casa del padre de Omar Seddique Mateen, quien recibió a los periodistas que hacían guardia desde hacía horas frente a su vivienda, situada en Port St. Lucie, 200 kilómetros al sur de Orlando.

Antes de hacerles entrar en la casa, los periodistas vieron salir del garaje un automóvil en cuyo interior había, además del conductor, una persona que se tapaba la cara con una prenda de ropa.

El padre del joven de 29 años que mató a 49 personas e hirió a 53 que el pasado domingo se divertían en una noche latina en Pulse, un club de ambiente gay, rechazó decir si esa persona que abandonó el lugar era la viuda de su hijo y madre de su nieto, quien está colaborando con la Policía en las investigaciones de la masacre.

"Lo dudo", respondió cuando se le preguntó si era cierto que Mateen tenía tendencias homosexuales como se ha rumoreado en razón de los testimonios de algunos asiduos a la discoteca Pulse.

El padre señaló también que no sabía nada de lo que su hijo planeaba y que de haberlo sabido le "hubiera detenido" y pidió perdón a las víctimas y familiares de la matanza, la peor perpetrada con arma de fuego en la historia reciente de EEUU.

 

PUB/IAM