La ex presidenta tiene 50 denuncias en su contra, pero son pocas las causas que podrían terminar en condena. Sin embargo, el riesgo más inmediato sigue siendo el posible dictado de una prisión preventiva.

Ya instalada en la ciudad de Buenos Aires, este miércoles Cristina Fernández deberá presentarse ante el juzgado de Claudio Bonadío. Allí, citada por la causa «dólar futuro», el juez federal cumplirá con la formalidad de notificarle su procesamiento y el embargo de sus bienes por 15 millones de pesos argentinos (poco más de un millón de dólares).

Fuera de el lo, lo cierto es que hasta principios de este año la ex presidenta estuvo involucrada en medio centenar de causas penales, aunque no siempre como principal investigada. Respondía, en tal caso, por la responsabilidad de sus ministros y secretarios.

Pero en tantas otras, las causas que la tenían como principal imputada se fueron abriendo y cerrando con el paso del tiempo. Como ejemplos, vale recordar el sobreseimiento a raíz de la denuncia por usurpuración del título de abogada y el desistimiento de la denuncia que realizara el fallecido Alberto Nisman por el supuesto encubrimiento del atentado a la Amia.

Caso Hotesur
Según sostiene la BBC, muchos analistas coinciden en que la causa que más compromete a la ex presidenta es el llamado caso Hotesur, en el que tanto Fernández como otros miembros de su familia están imputados por presunto lavado de dinero.

El proceso –que originalmente estuvo en manos del juez Bonadio, hasta que este fue apartado por pedido de los denunciados– investiga una posible maniobra de blanqueo de divisas ilegales o una devolución de favores por la adjudicación de obras públicas.

Concretamente se investiga si la sociedad Hotesur, que administra distintos hoteles y pertenece a Fernández, sus hijos y sobrinos, entre otros, alquiló cientos de habitaciones al empresario Lázaro Báez, un aliado del gobierno y uno de los principales concesionarios de obra pública durante el kirchnerismo.

Caso financiación de campaña

Otra causa que se reavivó desde que Fernández dejó la presidencia es el de la investigación sobre la financiación de su campaña presidencial de 2007.
El juez federal Ariel Lijo citó la última semana a exf uncionarios y empresarios sospechados de lavado de dinero. La investigación se centra en los aportes realizados por empresas vinculadas a los sectores de la salud y a farmacéuticas, que representaron un tercio del total recaudado.

Según el juez, varias de las compañías no pudieron justificar los fondos aportados, que estaban por encima de "los parámetros de dinero que manejaban estas empresas".

Algunos de los aportantes también tenían vínculos con el tráfico ilegal de efedrina, aunque el magistrado aclaró que será "muy difícil probar" esa relación.

Aunque Fernández no está imputada en la causa, sí lo están los tres principales recaudadores de su campaña presidencial del 2007: Héctor Capaccioli, ex superintendente de Servicios de Salud, Sebastián Gramajo, exgerente de la Administración Nacional de la Seguridad Social y Hernán Diez, ex director de Lotería Nacional.

Caso lavado de dinero

Cristina Fernández de Kirchner será investigada, junto a más de una decena de personas, en una causa que indaga sobre presunto lavado de dinero, según informó la agencia de noticias oficial Télam así como otros medios locales.

La decisión de investigar a la ex mandataria fue tomada por el fiscal federal Guillermo Marijuan y se produce luego de escuchar la declaración indagatoria que prestó el contador Leonardo Fariña, actualmente en prisión por evasión fiscal.

Fariña declaró durante más de 10 horas ante el juez Sebastián Casanello, quien ordenó el secreto del sumario en la investigación.

PUB/IAM