El Parlamento de la región de Cataluña aprobó hoy una moción que ratifica la declaración de ruptura con España del 9 de noviembre pasado y que fue suspendida por el Tribunal Constitucional.

El texto fue aprobado por 71 votos a favor, de las formaciones Junts pel Sí y CUP por 52 en contra de liberales, socialistas y el centroderecha del PP.

Fueron rechazados, sin embargo, dos puntos propuestos por CUP (izquierda radical) que apelan a los cargos electos a desatender las peticiones de instituciones del Estado y reclaman que la Policía regional catalana no ejecute las órdenes de la Audiencia Nacional española.

La moción salió adelante después de duras críticas de Ciudadanos, PPC y PSC a la gestión que ha hecho la Mesa de la Cámara catalana por permitir tramitar un texto que juzgan contrario a la legalidad tras la anulación previa del TC a la moción del 9 de noviembre.

Ese día Junts pel Si y CUP respaldaron una resolución de inicio de un proceso secesionista que apuntaba que, en el plazo de un mes, debía empezar la tramitación de las "leyes de proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública", que serían las bases de una hipotética república catalana.

El gobierno español recurrió ante el TC, que el 9 de diciembre anuló la resolución rupturista.

El documento aprobado hoy "reitera los objetivos contenidos en la declaración" del 9 de noviembre y manifiesta el "máximo apoyo" a todos los ayuntamientos investigados y "criminalizados" por mostrar su apoyo a dicha resolución de "desconexión" de Cataluña respecto al Estado español.

También insta al Govern a presentar en el Parlament en un plazo de 60 días el plan de ejecución de todas las medidas de los anexos de la declaración suspendida y el plan para desplegar el proceso participativo previo a la redacción de una "constitución catalana".

 

PUB/IAM