El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, aprobó una ley de amnistía para presos por motivos políticos que el presidente Nicolás Maduro prometió bloquear para evitar su aplicación, en un nuevo capítulo de la lucha de poderes que sacude al país.

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, declaró aprobado el proyecto tras su segunda discusión, entre aplausos y gritos de "¡Libertad!" de la bancada opositora, y el rechazo airado de la minoría oficialista.

"Esta ley pretende sentar las bases para la reconciliación nacional", afirmó la diputada Delsa Solórzano, promotora de la iniciativa, durante un debate que se extendió por cerca de ocho horas y en el que fueron votados uno a uno 29 artículos.

La normativa pretende sacar de la cárcel a unas 76 presos y a centenares de "perseguidos y exiliados" por su oposición al chavismo, que gobierna Venezuela desde hace 17 años, dijo Solórzano.

Entre los detenidos figura el opositor radical Leopoldo López, condenado en septiembre pasado a casi 14 años de prisión, acusado de llamar a la violencia en las protestas de 2014 que exigían la salida del poder de Maduro, y que dejaron 43 muertos.

Sin embargo, el mandatario socialista anticipó que vetará la ley, aduciendo que se trata de un "autoperdón de asesinos" que intentaron poner fin al gobierno de su antecesor, Hugo Chávez, y al suyo mediante acciones violentas que derivaron en violaciones de derechos humanos.

"Tenga la seguridad que esa ley por aquí no pasa, caballero. Leyes para amparar terroristas y criminales, no pasarán. Hagan lo que hagan", alertó Maduro este martes en cadena nacional de radio y televisión.

A partir de ahora Maduro puede vetar la normativa, devolverla al Parlamento para modificaciones o enviarla al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), dentro de los próximos diez días, para que evalúe su constitucionalidad.

En lugar de una amnistía, Maduro ha propuesto convocar una "comisión de la verdad" para investigar los delitos que se le imputan a los beneficiarios de la normativa.

La minoritaria bancada chavista criticó que la segunda discusión de la amnistía no figurara en la agenda del día y fuera incorporada a última hora sin distribuir el texto definitivo entre los asambleístas, argumentos que fueron desestimados por la oposición.

"Esa ley no será publicada nunca porque está viciada de nulidad constitucional", advirtió el diputado oficialista Pedro Carreño. "La convocatoria no cumple con los extremos legales. Es una sesión írrita y por tanto írrito su producto", añadió.

Por su parte, el jefe de la bancada chavista, Héctor Rodríguez, cuestionó que el instrumento no haya sido presentado ante el país, a lo que Solórzano replicó que se hizo una "consulta pública en toda Venezuela" con "ONG, universidades, expertos y las víctimas".

"Están dejando sin acceso a la justicia, a la reparación, a centenares de personas que han sido víctimas de los atentados terroristas cometidos por ustedes durante 17 años de desestabilización democrática", señaló exaltado el legislador chavista Elias Jaua.

"Hoy podrán con su mayoría aprobar esta ley, pero la historia los condenará", añadió Jaua.

PUB/VJ