El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, se reunió este jueves en Nueva York con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien declaró tras el encuentro que tenía "gran confianza" en el próximo gobernante de la mayor potencia del mundo.

"Como resultado de las conversaciones de hoy, tengo la convicción de que Donald Trump es un líder en quien puedo tener gran confianza", declaró Abe a la prensa, según imágenes transmitidas en directo por el canal estatal japonés NHK.

Abe calificó de "muy cálida" la atmósfera de este primer encuentro con el sucesor de Barack Obama.

"Tuvimos la oportunidad de tener una conversación muy abierta durante un tiempo bastante largo", dijo el gobernante nipón, tras el encuentro que se desarrolló en la Torre Trump de Manhattan, convertida en cuartel general del magnate inmobiliario.

Antes de viajar a Estados Unidos, Abe hacía destacado que se sentía honrado por poder reunirse con el presidente electo "antes que ningún dirigente del mundo".

"La alianza entre Japón y Estados Unidos es la piedra angular de la diplomacia y la seguridad de Japón", que "puede funcionar solo dentro de la confianza", dijo Abe.

Durante la campaña, el magnate republicano manifestó su intención de retirar a los soldados estadounidenses de Corea del Sur y Japón si no había un aumento significativo de la contribución financiera de esos países.

También criticó los tratados de libre comercio como el Acuerdo Transpacífico (TPP), que Estados Unidos aún no ha ratificado. Tokio cree que su eventual abandono favorezca un acuerdo comercial rival con China.

- Más nombres de colaboradores de Trump -

Nueve días después de su victoria electoral, Trump continúa parapetado en la Torre intentando negociar con la máxima discreción el diseño de su gobierno. La atención seguía centrada precisamente en la persona que dirigirá la diplomacia estadounidense.

El nombre del exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, de 72 años, quien apoyó inquebrantablemente a Trump durante la campaña, suena con mucha fuerza.

Sin embargo, varios medios apuntan a que Trump considera que Giuliani, apartado de la vida política desde hace 15 años, puede enfrentarse a un conflicto de intereses si es secretario de Estado, principalmente por sus vínculos con una compañía petrolera venezolana.

El nombre de Mitt Romney, candidato republicano a la presidencia derrotado por Barack Obama en 2012, salió a la superficie por primera vez este jueves.

El ex gobernador de Massachusetts, de 69 años, que había tildado de "charlatan" a Trump en marzo, debería ser recibido el sábado por el presidente electo en su club de golf de Bedminster, en Nueva Jersey, según CNN.

El ex embajador ante la ONU John Bolton y el senador Bob Corker, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores, también están bien posicionados para ocupar el cargo.

Pero las cadenas CNN y MSNBC aseguraron que la gobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley, hija de padres indios, también figura entre las favoritas para liderar la diplomacia estadounidense.

La portavoz de Trump, Kellyanne Conway, dijo a MSNBC que Haley, quien este jueves estuvo en el cuartel del presidente electo, es una "extraordinaria gobernadora", que podría ocupar "varias posiciones" en la nueva administración, pese a que apoyó al multimillonario "más tarde", cuando la campaña ya estaba en marcha.

El senador ultraconservador Ted Cruz, que compitió con el magnate en las primarias republicanas, fue visto en la Torre Trump, lo que avivó los rumores sobre su posible nombramiento como secretario de Justicia, según la agencia Bloomberg.

En tanto, el jefe de inteligencia nacional, James Clapper, presentó su carta de renuncia que se hará efectiva cuando asuma el nuevo gobierno, el 20 de enero.

El general retirado Michael Flynn podría convertirse en consejero de Seguridad Nacional, según la prensa. El militar dirigió la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA) entre 2012 y 2014, pero abandonó el puesto por sus diferencias con el personal de la institución y el gobierno.

El diario The Wall Street Journal, de su lado, señaló que el exgobernador de Texas Rick Perry, que también participó en las internas republicanas, podría encabezar el Departamento de Energía.

La portavoz de Trump también señaló que los primeros nombramientos serán anunciados "antes o después del Día de Acción de Gracias", que se celebra el jueves 24 de noviembre.

Tras más de una semana de encierro, Trump seguirá el viernes las consultas sobre la conformación de su gabinete en el campo de Golf de Bedminster.

PUB/IAM