El Gobierno del Reino Unido anunció ayer que abolirá la condena que recaía sobre miles de hombres por ser homosexuales o bisexuales, y concederá "el perdón" póstumo a todos los que han fallecido.

Mantener relaciones homosexuales fue considerado delito en Inglaterra y Gales hasta 1967, en Escocia hasta 1980 y en Irlanda del Norte hasta 1982.

El secretario de Justicia británico, Sam Gyimah, defendió que es "muy importante" que se de "el perdón" a las personas que fueron condenadas por "delitos sexuales" por su homosexualidad, ya que estos hombres "serían inocentes de cualquier crimen hoy en día".

A través de esta medida se darán "indultos formales" a los que fueron condenados por mantener relaciones homosexuales consentidas en el Reino Unido y es consecuencia de un proposición parlamentaria del diputado John Sharkey, del Partido Liberal Demócrata.

También fue impulsada por un movimiento conocido como "ley de Turing", campaña que fue bautizada en honor a Alan Turing (1912-1954), un matemático británico que ayudó a descifrar los códigos de los secretos nazis durante la II Guerra Mundial.

Turing fue condenado por indecencia grave tras mantener relaciones con un hombre de 19 años, en 1952, más tarde fue castrado químicamente y se suicidó con cianuro en 1954.

En 2013, la reina Isabel II concedió el perdón al matemático, pero aún así se inició un movimiento para pedir que este indulto se aplicase a todas las personas que fueron condenadas por su orientación sexual.

En esta iniciativa actuó, entre otros, el actor británico Benedict Cumberbatch, quien encarnó al matemático en la película "The Imitation Game" (2014).

Algunos de los que fueron acusados, como es el caso del escritor y activista homosexual George Montague que fue inculpado en 1974, han pedido un "lo siento", no "un perdón".

"Aceptar un perdón es admitir que fuiste culpable. Yo no fui culpable de nada. Solo fui culpable de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado", declaró Montague a la BBC.

PUB/FHA