Holanda anunció oficialmente que se ha convertido en el primer país del mundo en el que ya no existen perros callejeros.

La cantidad de perros sin hogar es una problemática mundial que ha llamado la atención de autoridades internacionales como la ONU que piden políticas universales para erradicarlo.

Desde organizaciones no lucrativas, hasta campañas gubernamentales, muchos han sido los esfuerzos por concientizar a las personas sobre este flagelo que incluso ha sido catalogado como un problema sanitario.

Dejar a un pero sin hogar en Holanda podría costar hasta 16 mil euros (más de 17 mil 500 dólares).

Dejar a un pero sin hogar en Holanda podría costar hasta 16 mil euros (más de 17 mil 500 dólares).

Getty Images

Foto:

Entonces, ¿cómo lo logró Holanda?

Las autoridades de los Países Bajos indicaron que se trató de una combinación de campañas de concientización, políticas gubernamentales, programas públicos, participación ciudadana, impuestos y multas.

Una de las medidas más importantes para erradicar este problema es la responsabilidad que tomó el gobierno holandés al asumir los costos de un programa masivo de castración de animales. Ahora, esterilizar a los perros es gratis en toda la nación.

A esto se le suman los altos impuestos que las personas deben pagar si desean adquirir un perro de raza, obligando a los ciudadanos a adquirir perros mestizos o a inclinarse por la adopción de mascotas.

Además, existen programas de concientización e iniciativas de organizaciones no gubernamentales para educar a la población sobre el cuidado y el registro oficial de sus mascotas.

Pero lo que haría pensar dos veces antes de abandonar a un perro es el costo legal. Dejar a un pero sin hogar en cualquier parte del país europeo podría costar hasta 16 mil euros (más de 17 mil 500 dólares). También podría representar una pena de hasta 3 años de cárcel.

También existen iniciativas para educar a la población sobre el cuidado y el registro de sus mascotas.

También existen iniciativas para educar a la población sobre el cuidado y el registro de sus mascotas.

Getty Images

Foto:

Durante el siglo XIX, Holanda era uno de los países de Europa con más animales sin hogar. Esto se debía a que los ciudadanos abandonaban a sus mascotas por temor a un brote de rabia. A esto se suma la tendencia de abandonar a perros que no eran de raza pura, sobre todo cuando dejaban de ser unos encantadores cachorros.

Todo esto llevó al gobierno holandés a tomar cartas sobre el asunto e implementar estas medidas que arrojaron el resultado deseado: que todos los perros de Holanda tengan un hogar.

Y es que una mascota cuidada es una mascota feliz, como el siguiente video que muestra la historia de una pareja de un perro y un gato que fueron adoptados.