El servicio de espionaje británico MI6 (exterior) espera reclutar casi mil espías, especialmente mujeres y ciudadanos de minorías étnicas, para combatir la amenaza del terrorismo global, según revela hoy el periódico The Times.

Así, el MI6 aumentará su fuerza de agentes y analistas de los actuales 2.500 a 3.500 para finales de la presente década, lo que representa un alza de casi el 40 por ciento, la misma cantidad reclutada por el servicio de contraespionaje británico MI5 (interior) después de los ataques terroristas perpetrados el 7 de julio 2005 contra la red de transporte de Londres.

Según la información, el MI6 quiere nuevos agentes que puedan infiltrarse entre afines y simpatizantes del grupo terrorista Estado Islámico (EI) que operan en Europa, África y Oriente Medio.

El MI5 emplea a unas 4.000 personas, mientras que el centro de escuchas GCHQ, con sede en Cheltenham (oeste de Inglaterra), a más de 6.000, subraya el periódico.

The Times dice que el MI6 necesita un refuerzo para atender la gran cantidad de información digital que utiliza el servicio para identificar agentes y amenazas terroristas.

Los agentes, agrega el periódico británico, tendrán sobre todo la misión de identificar huellas dejadas por usuarios en internet, en los móviles y en los ordenadores.

El diario señala que el responsable del MI6, Alex Younger, considera que la era digital es una "amenaza existencial" pero también una "oportunidad dorada" en la lucha contra el terrorismo.

Según afirmaciones de Younger publicadas por The Times el mundo digital "representa una amenaza porque los que se oponen a nosotros pueden utilizar esta capacidad para tener acceso a nuestras actividades, lo que significa que tenemos que cambiar completamente la forma en que hacemos las cosas".

 

PUB/IAM