El avión solar experimental Solar Impulse 2 aterrizó el lunes por la noche en Phoenix (Arizona, Estados Unidos), superando así con éxito la décima etapa de su vuelta al mundo para promover las energías renovables.

El aparato, que funciona con baterías alimentadas con energía solar, aterrizó en el aeropuerto de Phoenix Goodyear a las 20h55 locales (03h55 GMT), tras 15 horas y 52 minutos de vuelo, procedente del aeropuerto de Moffet de San Francisco, en California.

"He llegado a #Phoenix, qué vuelo tan increíble por el desierto de Mojave para promover #futureisclean", escribió en Twitter el piloto del avión para esta etapa, el suizo André Borschberg.

El recorrido hacia Phoenix tenía unos 1.150 kilómetros. Esta décima etapa era mucho más corta que la anterior, durante la cual el otro piloto del avión, el también suizo Bertrand Piccard, estuvo volando 60 horas entre Hawái y San Francisco.

Las baterías del Solar Impulse 2 (SI2) funcionan gracias a más de 17.000 células fotovoltaicas instaladas en las alas y que captan la energía solar.

Las baterías estaban casi llenas cuando el avión despegó de San Francisco y en los primeros momentos, cuando volaba en la oscuridad, se descargaron un poco. "Cuando salga el sol, las reservas del Solar Impulse 2 empezarán a recargarse gracias a toda esta energía verde", tuiteó André Borschberg tras una hora de vuelo.

El avión solo puede transportar a un piloto, por lo que Bertrand Piccard, de 58 años, y su compatriota André Borschberg, de 63 años, se turnan en cada etapa.

"Continuamos la aventura a través de Estados Unidos, con la ambición de demostrar a todo el mundo que si un avión puede volar día y noche sin gasolina podemos utilizar esta misma tecnología verde en la superficie", dijo Piccard en un comunicado.

El Solar Impulse 2 salió el 9 de marzo de Abu Dabi en dirección a Mascate y luego voló sucesivamente a Ahmedabad (India), Varanasi (India), Mandalay (Birmania), Chongqing (China), Nanjing (China), Nagoya (Japón), Hawái y San Francisco. Después de Phoenix, el avión se dirigirá a Nueva York y luego hará una larga travesía por el Atlántico.

 

PUB/IAM