El Tribunal Supremo de Turquía ha hecho una definición jurídica de "sexo natural", en un caso iniciado en 2014, en la que se señala que las relaciones homosexuales o el sexo oral son conductas antinaturales, según recogen hoy los medios turcos.

"El comportamiento sexual natural de los seres humanos es la relación sexual de un hombre y una mujer por medio de la unión de sus órganos sexuales", señala la corte en un veredicto que recoge el diario Cumhuriyet.

Como contraposición, el alto tribunal indicó que conductas no naturales son "el sexo en grupo, las relaciones homosexuales, el sexo con animales y todo tipo de comportamiento sexual anal y oral".

El Supremo pidió una pena mayor para un hombre al que se le hallaron en su lugar de trabajo vídeos de contenidos transexual, lésbico y anal, lo que suponía una muestra de "relaciones sexuales contra natura".

Aunque el tribunal no indica la pena impuesta en ese caso, se sabe que fue juzgado por un artículo que castiga almacenar material pornográfico "anormal".

Cumhuriyet critica que la Corte iguale las relaciones homosexuales, orales y anales con la zoofilia, lo que contraviene decisiones anteriores del Supremo.

Selcuk Candansayar, profesor del la Facultad de Medicina de la Universidad Gazi de Ankara, criticó a Efe la decisión, al arrogarse el tribunal la definición de lo que es natural y lo que no lo es.

"El Supremo considera toda forma de relación sexual que no sirva para la reproducción como antinatural y la criminaliza", indicó Candansayar.

Cumhuriyet califica la decisión de escandalosa y recuerda que sigue a otra de la autoridad estatal islámica de Turquía, la Diyanet, que despertó una gran controversia en el país.

En una respuesta a una consulta pública divulgada en su página web, la Diyanet indicó que los deseos sexuales de un padre hacia una hija podrían no ser pecaminosos, aunque no había unanimidad entre diferentes escuelas del islam.

"Para algunos, que un padre bese a su hija con lujuria o la acaricie con deseo no tiene ningún efecto sobre el matrimonio del hombre", indicó la institución.

Tras una oleada de críticas, la Diyanet, que equivale a un Ministerio de la Religión, retiró su contestación de su web y dijo que su explicación se había sacado de contexto.

La oposición laica y numerosas organizaciones civiles han venido criticando que el gobierno islamista que dirige el país desde 2002 pretende imponer sus visiones religiosas, invadiendo el espacio privado de los ciudadanos.

 

PUB/IAM