El AIK Solna cambió a los típicos niños que entran a la cancha con los jugadores por un grupo de sus fanáticos más viejos.