El capo mexicano Joaquín "Chapo" Guzmán quiere volver a la cárcel en la que estaba recluido y se queja tanto de la mugre que hay en su nueva celda en Ciudad Juárez, que ha pedido cloro para limpiarla él mismo, informó el martes su abogado.

Guzmán, quien se ha fugado dos veces de prisiones de máxima seguridad mexicanas, fue trasladado sorpresívamente la madrugada del sábado de la cárcel del Altiplano, a 90 km de la capital, a un centro penitenciario en Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

Su abogado, José Refugio Rodríguez, ha promovido desde el sábado al menos dos recurso para devolverlo a su antigua prisión y que permanezca más cerca del juez que lo está juzgando.

"Él tiene derecho a permanecer en Toluca (ciudad aledaña al Altiplano) a disposición del juez que lo está juzgando", dijo Refugio Rodríguez a la AFP.

El defensor dijo que el traslado al norte del país retrasará los cerca de 10 procesos abiertos contra su cliente porque los jueces que llevan su caso están en Toluca o en la capital del país, ubicada a 1.785 km de Ciudad Juárez, vecina de la estadounidense El Paso, Texas.

El legista se dijo preocupado ante "el blindaje" militar y policíaco del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 9, ubicado en una desértica zona del sur de esta localidad, y donde, dijo, desde el sábado no entran ni los abogados del resto de los reclusos.

Nuevamente aislado, Guzmán se queja de que su nueva "celda no tiene las mejores condiciones de salud, inclusive Joaquín pedía que le dieran objetos para limpiarla, cloro, algunas otras cosas", señala Rodríguez en un café al aire libre frente a una transitada avenida de la capital mexicana.

El líder del poderoso cártel de Sinaloa fue recapturado en enero pasado cuando volvió al Altiplano tras una increíble fuga en julio de 2015 a través de un túnel que mandó cavar desde el exterior hasta su celda.

El capo ya se había quejado de la condiciones de reclusión en el Altiplano, donde según su abogado, le impedían dormir al pasar lista 14 veces al día.

El traslado del capo se realizó unas horas después de que un juez fallara el viernes favorablemente al pedido de extradición de una corte de California por el delito de tráfico y distribución de cocaína. Ahora la cancillería tiene 20 días hábiles para autorizar su envío al país vecino.

El letrado señaló que se amparará ante una eventual decisión favorable de la cancillería e insistió en que su cliente quiere negociar con el departamento de Justicia estadounidense antes de ser extraditado para obtener mejores condiciones de encarcelamiento.

Sin embargo, una fuente del gobierno estadounidense dijo que no negociará con Guzmán.

Ciudad Juárez, que en 2010 llegó a ser una de las localidades más violentas del mundo, fue escenario hace seis años de una despiadada guerra entre los cárteles de Sinaloa y Juárez, este último a cargo de Vicente Carrillo "el Viceroy", capturado en 2014 luego de que terminara cediendo el territorio a su rival.

 

PUB/IAM