El huracán Matthew, que azotaba Haití con una fuerza devastadora este martes, dejó tres muertos y miles de evacuados, destruyó decenas de casas y amenazaba a cuatro millones de niños en este empobrecido país, mientras avanzaba hacia Cuba.

El balance de muertos aumentó a tres, cuando un hombre que se encontraba solo y enfermo, y que no pudo abandonar su hogar, murió cuando su casa fue destruida por las olas del mar en Port-Salut, una comuna del sur de Haití.

Una mujer enferma había muerto la noche del lunes también en Port-Salut, al verse imposibilitada de dejar su vivienda para recibir ayuda médica. Y el viernes, un hombre falleció al naufragar la embarcación en la que iba con otros dos pescadores, en la costa sur, quienes lograron llegar a la costa.

En total, 9.280 personas fueron evacuadas a escuelas, iglesias y otros centros comunitarios, informó Guillaume Albert Moléon, portavoz del Ministerio del Interior haitiano.

El "extremadamente peligroso" ciclón impactó en la ciudad haitiana de Anglais en torno a las 7 de la mañana (11H00 GMT) con vientos máximos sostenidos de 230 km/h, lo que lo sitúa en la categoría 4 (de un total de 5) en la escala Saffir-Simpson, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, con sede en Miami.

A las 15H00 GMT, el ojo del huracán se situaba en la costa oeste de Haití y a unos 145 km del extremo oriental de Cuba, donde se prevé que llegue más adelante este martes, así como a Bahamas y otras islas, según el último boletín del CNH, que indicó que Matthew avanzaba a unos 17 km/h.

Antes de tocar tierra en Haití -el país más pobre de las Américas, que comparte la isla La Española con República Dominicana- Matthew ya había causado inundaciones en 11 comunidades, según dijo Edgar Celestin, portavoz de la agencia de Protección Civil, a la AFP.

Los pronósticos indican que Matthew dejará entre 38 y 63 cm de lluvias en el sur de Haití, e incluso más de 100 cm en zonas puntuales.

Muerte y destrucción

La fuerza del viento no se había reducido en las últimas horas, y sus efectos se notaban en un radio de 95 km desde el ojo del huracán, según el NHC. 

"Es la peor tormenta que sufre Haití en décadas, y todos los daños serán, sin duda, significativos", indicó Marc Vincent, representante de Unicef en Haití. "Más de cuatro millones de niños podrían estar expuestos a los estragos del huracán", advirtió la organización en un comunicado.

En la localidad de Anglais, las aguas habían inundado la ruta nacional, y Matthew causaba estragos en las precarias edificaciones. En Les Cayes, la tercera ciudad de Haití, el agua del mar inundaba las calles.

"Ya hemos tenido un deslave entre Les Cayes y Tiburon", en el Departamento Sur, dijo Marie-Alta Jean-Baptiste, directora de Protección Civil, a la AFP. 

Muchas personas se negaron a ser evacuadas y dejar sus pertenencias en las zonas más vulnerables.

Entre esas áreas figuran barrios extremadamente pobres y densamente poblados como Cite Soleil -donde 100.000 de sus 500.000 residentes enfrentan serios riesgos de inundación- y el capitalino Cite L'Eternel, sobre la costa.

Haití cuenta con más de 10 millones de habitantes. Miles de personas aún viven en tiendas de campaña tras el terremoto que devastó a Haití en 2010.

Además, la erosión es muy peligrosa debido a las montañas y la desforestación.

Obama suspende acto en Miami

En República Dominicana, el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) reportó 8.546 personas evacuadas en Santo Domingo, y en provincias fronterizas con Haití.

En Santo Domingo se registraban intensas lluvias, con inundaciones urbanas, y las autoridades suspendieron las clases hasta el miércoles en 24 de las 32 provincias del país, como medida preventiva.

En Jamaica, el ejército y reservas militares asistían en el manejo de la emergencia, en tanto se enviaron autobuses para evacuar a las personas de las zonas más vulnerables.

Ante la amenaza de Matthew, unas 316.000 personas fueron evacuadas por precaución en el oriente de Cuba, según la Defensa Civil. 

El número dos del organismo, Luis Ángel Macareño, dijo a la televisión estatal que la población en riesgo fue llevada en su mayoría a viviendas particulares y albergues.

El gobierno de esta isla de 11,2 millones de habitantes activó la "alarma ciclónica" en seis provincias del oriente: Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo. 

El huracán podría alcanzar incluso el sudeste de Estados Unidos, por lo cual las gobernaciones de Florida y Carolina del Norte decretaron el estado de emergencia.

Ante esta posibilidad, el presidente Barack Obama decidió posponer un acto previsto el miércoles en Miami con la candidata demócrata, Hillary Clinton. 

 

PUB/AOS