Holanda aprobó una ley a favor de todos aquellos que esten interesados en aprender a conducir y no tengan dinero para pagar sus lecciones.

Ahora los instructores están legalmente autorizados para aceptar sexo como forma de pago.

La ley llamada “Ride for a Ride” se aplica únicamente a los estudiantes que sean mayores de 18 años.

Aunque la ley fue acusada como acto de prostitución, el ministro de Seguridad y Justicia, Ard van der Steur, argumentó que no se considera un delito ya que no se recibe una remuneración a cambio del acto sexual.

"Los actos sexuales en este caso no se estarían pagando con dinero, sino con clases de conducir", declaró Ard van der Steur, según el diario británico "The Telegraph".

La unica manera en que esto se consideraría un acto ilegal es que la negociación se hiciera con un menor de edad.