Según consigna el diario Clarín, la Justicia argentina abrió ayer las dos cajas de seguridad de Florencia Kirchner,  hija de la ex presidenta argentina Cristina Fernández, en el Banco Galicia y encontró un total de 4.664.000 dólares, la misma cifra que había trascendido a partir de un documento secuestrado en Santa Cruz. La única sorpresa fue que el dinero estaba concentrado en una de las cajas. "La segunda caja estaba vacía", confirmaron anoche dos fuentes judiciales.

Otro dato que sorprendió a los investigadores es que varios de los fajos provienen de bancos de Atlanta y Nueva York, en Estados Unidos. En ese país, la Justicia investiga cuentas y transacciones del empresario Lázaro Báez y de Ernesto Clarens, dos personas muy cercanas a Néstor Kirchner.

El diario La Nación confirma que el fiscal federal Gerardo Pollicita pidió hoy embargarle a Florencia Kirchner los 4.664.000 dólares que tiene en su caja de seguridad del Banco Galicia y sostuvo que fueron depositados allí "con una intención que no habría sido otra que la de evitar que sean cautelados".

Pollicita pidió el embargo preventivo "de las sumas de dinero detectadas en las cajas de seguridad", pero también de "las cuentas bancarias a nombre de Florencia Kirchner".

El fiscal sostuvo en su dictamen que con el objetivo de sustraer dinero del control de la Justicia, Cristina Kirchner habría movido los 874.986,39 dólares que transfirió el 29 de marzo de una caja de ahorro propia a otra que tiene a su hija Florencia como única titular.

PUB/IAM