Una joven de 18 años se encargaba de controlar la seguridad de un importante parque acuático. Murieron cuatro personas y es un caso que impacta a todo un país