El Senado brasileño inició hoy la última audiencia del juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, que concluirá con una votación en la que sus 81 miembros decidirán si finalmente es destituida o recupera el poder.

La sesión fue instalada por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, quien dirige los trámites en su condición de garante constitucional de un proceso en el que Rousseff responde por unas supuestas irregularidades fiscales que la defensa niega y la acusación ha considerado "completamente probadas"

Se requieren los votos de 54 senadores para sacar a la presidenta brasileña del poder.

PUB/IAM