Una madre argentina, desesperada por no poder tratar a su hijo, adicto a las drogas, tuvo una solución extrema. El muchacho solo tiene 14 años.