La policía científica belga ha encontrado las huellas dactilares del principal fugado de los atentados del 13-N en París, Salah Abdeslam, en los registros efectuados el martes en una vivienda en el distrito bruselense de Forest, informó la Fiscalía federal.

"La Fiscalía federal confirma que las huellas dactilares de Salah Abdeslam han sido descubiertas durante el registro llevado a cabo el pasado 15 de marzo en la calle Dries en Forest", indicó el Ministerio Público en un comunicado.

Añadió que "la investigación continua de manera activa, de día y de noche" y que no es posible dar más precisiones en este momento "para no dañar la investigación".

La Fiscalía no confirmó otras informaciones que apuntan también a trazas de ADN de Abdeslam encontradas en el apartamento de Forest.

Según la televisión pública francófona RTBF, es "muy probable" que Abdeslam sea una de las dos personas huidas tras los tiroteos del martes en la vivienda de Forest durante un registro policial, que terminó con un sospechoso fallecido y cuatro policías heridos leves.

Ese día, seis policías franceses y belgas que llevaban a cabo una operación en el marco de la investigación de los atentados del 13-N en París fueron recibidos con una ráfaga de tiros disparados por "al menos dos personas" al intentar entrar en una vivienda, una reacción violenta que pilló desprevenidos a los agentes.

Los policías abrieron fuego, se retiraron y rodearon el inmueble, desde el que los sospechosos continuaron disparando de manera más espaciada, hasta que uno de ellos, Mohammed Belkaid, fue abatido por uno de los francotiradores de las fuerzas especiales que acudieron como refuerzo.

Belkaid, un argelino nacido el 9 de julio de 1980, estaba de manera irregular en Bélgica y había cometido un robo menor en 2014.

Junto a su cuerpo se encontró un fusil de asalto kalashnikov con el que disparó a los agentes y un libro sobre salafismo, además de munición y una bandera del Estado Islámico.

Tras el tiroteo, dos personas que "probablemente" estaban también en el inmueble se dieron a la fuga.

Los investigadores habían establecido un vínculo posible entre el apartamento de Forest y un lugar que servía de escondite en la localidad belga de Charleroi (sur del país), ocupado por uno de los comandos de París justo antes de su marcha hacia Francia.

En Charleroi, la policía encontró trazas de ADN de Chakib Akrouh, uno de los kamikazes del apartamento de St-Denis cinco días después de los atentados de París, así como las huellas digitales de Abdelhamid Abaaoud, considerado uno de los organizadores de los ataques y que murió en el mismo asalto, así como de Salah Abdeslam.

También se encontraron huellas de Abdeslam en un registro llevado a cabo el pasado 10 de diciembre en una vivienda en el distrito bruselense de Schaerbeek.

PUB/CM